a
Argentina Política, Diseño de ChristianDominguez.Com
 
HomeSeguridadMinistra de Seguridad en entrevista con Clarin «“Los organismos de Derechos Humanos nunca se ponen del lado del policía asesinado ni de la víctima”

Ministra de Seguridad en entrevista con Clarin «“Los organismos de Derechos Humanos nunca se ponen del lado del policía asesinado ni de la víctima”

Patricia Bullrich: La ministra de Seguridad defiende el uso de las Taser, el proyecto para bajar la imputabilidad y cuestiona “la doctrina Zaffaroni”. Su visión sobre Bolsonaro.

-Arrancaron 2019 con todos temas de agenda de Seguridad: Taser, baja de la edad de imputabilidad a 15 años, expulsión de extranjeros que delinquen. ¿Ese va a ser el eje de campaña?

-No, esta es una decisión que tomamos desde el inicio de nuestra gestión. Nos propusimos cambiar el paradigma del modelo kirchnerista.

-¿Cuáles son las bases de este cambio?

-Se pasó de un modelo basado en la exaltación del victimario a un modelo donde la sociedad y la victima están en el centro de las preocupaciones del Gobierno. Y trabajamos sobre distintos ejes: impulsamos cambios legislativos, como las leyes de flagrancia, técnicas de investigación, ley de victimas, barras bravas, la reforma del Código Penal, y la nueva ley Penal Juvenil y sacamos muchos decretos que sirvieron para ordenar, como el (DNU 70/2017) de Migraciones. Luego, también buscamos reconstruir el rol del Estado en cuanto a la seguridad, a partir de invertir la prueba automáticamente negativa que suponía la doctrina (del ex ministro de la Corte Suprema Eugenio) Zaffaroni.

-¿A qué se refiere con la «doctrina Zaffaroni»?

-Es lo que tantas veces el Presidente calificó como el mundo del revés. Se había construido sobre las fuerzas de seguridad una imagen, en el que siempre eran los responsables y su actuación era cuestionada. Esto dejaba a la sociedad sola frente al delito ya que las fuerzas no sentían que cumplir con su deber tenía un reconocimiento. Más bien, sentían que las querían dejar estancadas en el pasado y en ser las escorias de la sociedad, a la vez que se les pagaba un sueldo, se las armaba y se las formaba. Ahora, se agregó más profesionalismo y fortaleza para combatir a un delito corruptor por naturaleza como es el narcotráfico.

Por eso digo que la lucha contra el narcotráfico y por la seguridad son nuestros ejes, pero más que campaña es acción y gestión. Y nosotros no podemos parar la lucha contra el narcotráfico porque se viene la campaña.

-¿Es alta la incidencia de los menores en el delito?

-La incidencia de menores en el delito es importante, pero lo más importante es que si sus actos no tienen consecuencias, luego de mayores conformarán un mundo de delito y muerte. A la vez en muchas ocasiones son usados por los mayores aprovechando el hueco jurídico de la inimputabilidad.

-¿Ameritaba realmente impulsar la baja de imputabilidad?

-El tema de los menores es una deuda pendiente de hace muchos años. El proyecto parte de una premisa: buscar por todos los medios que los menores no conviertan sus vidas en una carrera hacia el delito y hacia la muerte, de ellos y de las víctimas que dejan. Ahora, cada conducta delictiva va a tener una consecuencia. Si un menor roba, no importa su edad, tendrá un régimen especial socio educativo terapéutico y medidas restaurativas. Y, si comete delitos más graves, tendrá consecuencias más graves que pueden significar el encierro en un establecimiento especializado.

Los puntos clave del proyecto del Gobierno para bajar a 15 años la edad de imputabilidad

-Sin embargo, usted quería que se bajara a 14 años la edad de imputabilidad. ¿Tuvo que ceder?

-Los cambios del proyecto tienen que ver con miradas distintas que convergieron. Todos tenemos que ser capaces de escuchar al otro en la construcción de una ley. Nos llevó tiempo en el Gobierno y con distintos actores llegar a un acuerdo. Pero lo logramos y ahora el Presidente lo envía al Parlamento. Es el proyecto más innovador e inteligente que he visto. Y yo los conozco todos porque he sido Presidente de la Comisión de Legislación Penal…

-Distintos sectores se opusieron a las Taser y salieron a criticar su decisión. 

-La discusión de las Taser francamente me parece de lo más incoherente que he escuchado: es un arma no letal entregada a efectivos en zonas de alta densidad de gente, frente a un arma letal. Hay menos riesgo de muertes. Es elemental.

-¿Hay posibilidad, como dicen organismos de Derechos Humanos, que sean usadas para torturar?

-Los organismos de DDHH nunca se ponen del lado del policía asesinado, ni de la víctima. Por eso la opinión que tienen de la Taser es poco consistente. Es un arma no letal, que siempre debe ser usada con cuidado. Pero si quieren que no haya Policía y que cada uno se defienda como pueda, deben decirlo claramente.

-¿Mauricio Macri es más duro que usted o le cuesta convencerlo de sus iniciativas?

-Macri tiene un norte y nos lo marca claramente: que la gente viva más segura y que en la Argentina el narcotráfico no tenga facilidades. Y quiere cambiar el modelo de seguridad K que tanto mal le hizo a la sociedad argentina.

-La Justicia Federal falló ayer a favor del protocolo de uso de armas de fuego. ¿Le molestaron las críticas que recibió de algunos sectores?

-El protocolo ha tenido dos fallos favorables respaldatorios (NdeR: en la Ciudad, la Cámara dio vuelta un fallo que frenaba su implementación) y no podía ser de otra manera porque es adecuado, moderado y lógico. Se protege a las Fuerzas de Seguridad en su accionar, en el cumplimiento de su deber.

-También recibió críticas de Elisa Carrió…

-No voy a polemizar: Cambiemos tiene matices pero es un proyecto de cambio y allí estamos todos.

-Usted habló de «la teoría de Rudolph Giuliani», el ex alcalde de Nueva York que impulsó la «tolerancia cero» contra el delito en esa ciudad. ¿La Argentina está en condiciones de avanzar en una política similar?

-La tolerancia cero tiene la misma filosofía de la ley Penal Juvenil que impulsamos: al primer delito, el Estado y la sociedad reaccionan para evitar que ese menor entre en una carrera delictual cada vez más acelerada y más gravosa.

-¿No le preocupa que se la vincule con la «mano dura» o que se acuse al Gobierno de xenófobo por impulsar la expulsión de extranjeros que delinquen?

-La decisión es clara: la Argentina está abierta para todos, menos para los delincuentes. Estamos planteando algo racional y coherente, que nada tiene que ver con un pensamiento anti extranjero Es un pensamiento anti delincuente Sean argentinos o extranjeros, tienen que responder por lo que hacen: los primeros tendrán que responder aquí, y los otros que ya han cometido delito en su país, no podrán entrar. Es algo lógico.

-La llegada al poder de Jair Bolsonaro en Brasil, con un discurso duro, ¿cree que puede generar cambios en la región en materia de Seguridad? ¿Imitaría alguna de sus propuestas?

-Nosotros estamos hace tres años y ya cambiamos el paradigma, Bolsonaro recién llega. Está claro que por la lucha contra el narcotráfico, los territorios tomados por las facciones, el avance del delito en las cárceles de Brasil precisará de cambios importantes. Y sin duda que en la frontera podemos trabajar juntos para impedir que nuestros pueblos sufran las consecuencias del delito y la narcocriminalidad.

-¿Durante el kirchnerismo hubo un narcoestado?

-No diría que hubo narco estado. Diría que en el paradigma kirchnerista la lucha contra la narcocriminalidad era algo fuera de agenda. A nadie se le podía pasar tamaño desvío de efedrina, cuando el uso en la Argentina antes era ínfimo y lo había prohibido México. Eso sin duda fue un punto álgido de complicidades.

-¿Argentina es un país productor de drogas o sólo de tránsito?

-El avance contra el narcotráfico ha sido contundente. En cantidad y calidad. Menos bandas, menos droga, más droga secuestrada y más bandas desarticuladas. Nosotros cambiamos mucho lo del país productor a partir de una estrategia de control férreo de la desviación de los precursores químicos. Esa fue una de nuestras primeras medidas de Gobierno.

-¿Cuándo se notarán los cambios en la lucha contra la inseguridad en Provincia y Capital?

-Advierto cambios en ambos distritos. En el caso de provincia, salir de una Policía con serios problemas a lograr que mejore índices, sea mucho más operativa y luche contra el narcotráfico es un enorme avance. En la Ciudad, la tarea fue fundacional: armar una Policía amalgamando dos (la Metropolitana y la Federal). Creo que en ambos distritos se están haciendo muy bien las cosas.

-Hay quienes dicen que suena como compañera de fórmula de Macri. ¿Usted qué quiere?

-Creo que el equipo de Seguridad está trabajando a full. Siempre es bueno consolidar los caminos que se empiezan. Pero siempre estoy a disposición de lo que el Presidente y Cambiemos precise.

 

nota realizada por Clarin 

Ignacio Ortelli

Share With:
Rate This Article

Maestranda en periodismo y medios de comunicación en la Unlp Especializada en comunicación pública de la ciencia, salud, seguridad y violencia

vivinila@hotmail.com

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.